El nuevo libro

El nuevo libro

Cada vez que me acerco a alguna librería, un sinfín de recetarios mágicos invade mi espacio visual: “El secreto de las relaciones”, “Cómo dirigir”, “Cómo triunfar”, “El secreto de las finanzas”, “Innovación”, “Saber ser querido”…

Verdaderamente, en ellos se encuentra más reflexión propia y acierto individual que modelo extrapolable y con garantías de éxito; de lo contrario, ya todos habríamos resuelto nuestras deficiencias.

Y esta es, en realidad, la cuestión principal de este asunto; la única ayuda importante y verdadera es la que uno mismo se aplica; con su esfuerzo y su trabajo.

Por este motivo, aquí no encontrarás un modelo de éxito, sino principios para ir colocando las teclas que, según sus habilidades, cada uno hará sonar consiguiendo su composición ideal; o sea, su satisfacción personal.

La aportación radica en saber que todas estas notas existen; y son de tal efecto en la melodía final, que más nos vale tenerlas identificadas y definidas porque, así, obtendremos el efecto deseado cuando las utilicemos. O, al menos, no nos sorprenderá su existencia y haber perdido la posibilidad de incorporarlas a nuestro repertorio.

Cuanto mejor se reconozcan las notas, más fácil se identificarán sus sonidos. Así, también será más sencillo reconocer sus efectos para mitigar o potenciar la armonía que nos aporten, bien paz, bien desasosiego, aunque precise estar controlado por el conocimiento y su entendimiento.

Hace tiempo que dejé de creer en soluciones milagrosas. Busquemos conocimiento y trabajemos sobre él. Y si para ello hay que leer mil libros, leámoslos; pero más que la solución que necesitamos, encontraremos la individual del escritor; sin menoscabo de que en algunos casos nos sirva para resolver problemas puntuales.

Reflexionemos en el entendimiento de las situaciones, de nuestras reacciones y de nuestra capacidad de dimensionar el verdadero impacto emocional de los problemas, e incluso de los éxitos.

¿Conocemos aquello que no precisamos? ¿sabemos diferenciar entre el caprichoso deseo y lo verdaderamente necesario? ¿somos capaces de reconocer lo que está entre nuestros límites y no nos pertenece? ¿podríamos definir cuál es nuestro sitio? ¿qué nos aportan y dónde nos encasillan nuestras raíces?

Ahí está escondido nuestro verdadero yo, del que hay que partir dotándonos de un conocimiento intuitivo, ágil y sencillo; aquel que libera, en lugar de aquel pesado y lento que rechaza el avance de encontrarnos a nosotros mismos.

Hacerlo fácil o difícil está en nuestra actitud de querer crecer. El conocimiento no va unido al desgaste de pensar apagando el sentir y perdiendo el disfrutar, sino todo lo contrario, es luz cuando descubrimos qué tenemos que iluminar.

Leamos, pues, para hacer nuestro propio libro de conocimiento.

[infobox_feature fullwidth=»true» ]

¿Quiere acceder al contenido del libro completo? Descárgueselo en Bubok.

[/infobox_feature]

2013-09-06T16:56:06+02:00