Innovar es saber resolver lo que frena tu ilusión

Los problemas surgen para retar nuestra capacidad de innovación

No hay problema que no se pueda resolver cuando la fuerza de la ilusión anima, y cualquier desgaste que requiera encontrar la solución se convierte en algo altruista, pues el pago de la satisfacción de desarrollar nuestra ilusión todo lo compensa.

Cuando resolvemos los problemas que limitan nuestra ilusión, y esta aflora de nuevo en todas sus posibilidades, la satisfacción es doble. Por un lado aprendemos nuevas técnicas, diseñamos modelos e incluso inventamos, y por otro porque participamos y fuimos nosotros quien lo logramos. Ser capaces de innovar nos da confianza, seguridad en nosotros mismos y alegría de haber ganado el disfrutar de nuestras ilusiones.

Compruebe si su compañía tiene ilusión Test Ilusión