Pensando con las manos

//Pensando con las manos

Pensando con las manos

 

¿Por qué encontramos tanta satisfacción cuando trabajamos con las manos?

El avance del ser humano y el desarrollo de su cerebro racional han estado ligado a su capacidad por generar herramientas y útiles para conseguir subsistir. El resultado satisfactorio ha sido la innovación de nuestra especie frente a la evolución natural de los animales.

El realizar estas tareas con satisfacción ha requerido en el homo el desarrollo biológico de una herramienta para esta función, esto es, su brazo antebrazo y mano y de un sistema de control de esta herramienta; su cerebro.

Las conexiones nerviosas y neuronales que requieren las estructuras físicas motrices con el cortex del ser humano se reflejan en el  estudio “The Cerebral Cortex of Man” (ver imagen)

Donde la demanda de hombro, brazo, mano y dedos abarca un 50% de estas conexiones para poder realizar su actividad.

Esta interacción tan potente y biunívoca indica que la mano y el cerebro han sido partes de una evolución cognitiva conjunta. De esfuerzo y trabajo simbiótico para conseguir desarrollar más destreza en el manejo y fabricación de los útiles que garantizaran su supervivencia.

Ver el estudio y trabajo de Frank R. Wilson.Estudio Frank R Wilson

Es por ello que cuando trabajamos con las manos nos sentimos conectados a la esencia de nuestra evolución a nuestro entendimiento de lo que somos.

Nuestro cerebro se fue desarrolló para crear, para dar cuerpo a la materia bruta, para verla tomar forma en sus manos y dando su resultado final con trabajo y esfuerzo que reportaba  un uso y ventajas para la lucha por la vida del ser humano.

Crear y ver nuestras obras no solo nos reconforta pues es en nuestra esencia sino que además el resultado exitoso de estos esfuerzos han garantizado la supervivencia de nuestra especie y este hecho nuestro cerebro de alguna forma lo ha sabido empatizar entregándonos un retorno de satisfacción de forma parecida a la recibida cuando satisfacemos nuestra hambre pues seguiremos vivos o nos reproducimos pues garantizamos la especie.

Pensar con las manos es nuestra forma más natural de pensar donde el ser humano se libera de ataduras internas pues no hay que pensar de una forma abstracta condicionada a un entendimiento de los demás de esta intangibilidad. Simplemente pensamos y actuamos en consecuencia.

El producto de nuestras manos es lo que sale de nuestro pensar sin distorsión por lo que otros interpretarán o dirán. Sencillamente es nuestra obra. Así cuando pensamos con las manos somos capaces de bucear en nuestras habilidades en nuestros pensamientos profundos y primitivos para crear. Y de igual forma con este pensamiento libre a través de las manos explorar quiénes somos y de dónde venimos, que se nos da bien hacer, que nos gusta y como sentimos los materiales, si somos transmisores de aprendizaje o somos maestros en la creación de nuevas habilidades…

El pensar con las manos nos une a otras personas rápidamente pues rápidamente reconocemos aptitudes, el trabajo y la dedicación del maestro. No hay opciones de engaños, de conocimientos no contrastados o meritos no propios que son tan actuales en nuestros días y que muchas personas se atribuyen sin desarrollar ni crear nada desde sus manos. La falta de esta referencia para el ser humano le complica la valoración real de los demás y tendemos a creer posibilidades más que realidades.

Pensar y crear con las manos nos aporta felicidad y bienestar interno así no es extraño que las profesiones con mayor nivel de satisfacción son aquellos artistas, artesanos, músicos, diseñadores donde sus manos son una proyección de su mente y viceversa y donde además ven y son parte en directo de la obra que sale de ellos. (ver la Mano de F.R.Wilson)

Crear es buscar, diseñar, manipular, fabricar y usar. Cuando solo se hace una sola parte de manera sistemática la satisfacción y el gusto de pensar se desvanece.

Por el contrario hemos creado organizaciones totalmente fragmentadas en el trabajo de crear, Ahora el ser humano está al servicio de las organizaciones en lugar de las organizaciones al servicio de la sociedad.

No es una coincidencia que todas aquellas personas con esta fragmentación laboral en su vida laboral donde solo son una pequeña parte de un algo del que no ven su final, que fue pensado por otros y que otros utilizarán, terminen dedicando su tiempo libre a “trabajar” en lo que les gusta crear en la búsqueda de su satisfacción primitiva y de su esencia. Se les llama hobbies.

Pensar con las manosPensar con las manos es reflejo de ser nosotros mismos, nos hace fieles a nuestra identidad y deseosos de compartir nuestras creaciones.

La enseñanza y el aprendizaje a través de las manos se identifican mutuamente pues cuando enseñamos las técnicas para crear los “alumnos” quieren aprender las que perciben como  parte de ellos mismos y ven en el aprendizaje creaciones y resolución de necesidades, las suyas. Incluso el fracaso a través de nuestras manos nos lanza a un refuerzo de mejorar y pensar en cómo mejorar el proceso pues deseamos el fin buscado, la frustración no existe como tal sino una falta de técnica o de mejora del pensamiento. Y en este punto hemos encontrado de nuevo la Innovación. Imaginar, crear y usar para resolver necesidades.

 

2014-12-11T13:26:57+00:00